sábado, 27 de diciembre de 2008

epílogo 2008

Repaso corto:

Creo que este fue nuestro año papá-hijo... Me reconoces como papá que fue mi meta este año... a qué diablos me refiero? a que vivimos en casa de mis suegros, tus abuelos que son maravillosas personas, y que tienen tal personalidad que es difícil no verlos como figuras paternas sobre todo por el tremendo afecto y devoción que te profesan. Con "mamá" no es difícil pues ella llega a las 2 y ya mismo se ocupa de tí... conmigo es otra la historia pero al menos sé que me buscas, que vas a mi lado de la cama y preguntas "papá"? ya no me dices "paaa" ahora me lo dices bien claro y fuerte como me gusta escucharlo, mi mejor regalo de navidad es esa palabra que no tiene ningún valor si no viene de tu boca. Tu mejor regalo fue ese tablero de control con el avioncito, y tu tigre que ruge!... miento tu preferías tu botella de sanluis vacía para hacerla sonar con el piso... qué maravillosamente simple es tu cabecita con rulos y qué enredada que está la mía.

Cambié de chamba en la chamba... estoy en un área que me gusta más pero que paga igual así que seguimos igual de ajustados... pero tú no te preocupes por eso... mientras tenga 2 manos y esta cabeza para "pensar" y estresarse tú no te preocupes por nada! Notarás por un post anterior que a veces me demanda demasiado.

Este año cambió mi suerte con el juego del amigo secreto, tras 2 años de tacañería, los dioses quicieron que me tocara al mejor de todos... aquí te dejo una pequeña muestra del nivel de sus regalos... Tedy eres un maestro!...

video

Y para cerrar con broche de oro gané un sorteo en la chamba... gracias Bruno!...

yo que nunca me gano nada! parece que la suerte de papá está cambiando... vamos a misa ya? no te pongas inquieto ya? te portas bien ya?... no vamos a pedir... vamos a agradecer que estamos juntos que te amo y que seguimos adelante!! Feliz Navidad y gran 2009 para tí.... te amo... Papá.

 

PD: Aprovecho este pequeño espacio para saludar a todos los que caen por aquí y desearles que la navidad les haya traido la fe que se necesita para el año que viene empezarlo bien y terminarlo mejor!... Rest

sábado, 13 de diciembre de 2008

El duelo en el aire... Parte I

Después de tentar su resistencia con leves forcejeos, apoyé todo el peso de mi cuerpo sobre la puerta hasta que la carcomida tranca de madera del lado opuesto y el silencio del gimnasio estallaron juntos en un crujido moderado. Las miradas eran de miedo, sorpresa y alegría contenida. Ésta era la última barrera que nos separaba de nuestra meta.

La empresa, tan peligrosa como original, había empezado a conspirarse días atrás en un airado desafío que Riveiros lanzó contra Negrete: yo sí puedo hacer un doble mortal -"uuuuuuuuuu..." todo el salón-. Un poco de saliba en las palmas y un apretón de manos sellaron el duelo entre los dos mejores acróbatas del segundo D de secundaria, y porqué no, de todo el colegio.

Con tu tío, el chato Juan Carlos (JC), trazamos y cronometramos la ruta - mentalmente, por supuesto, no podíamos permitir evidencia alguna - : la hora propicia para iniciar el comboy era justo al mediar el recreo donde la multitud era tal que cualquier actividad fuera de lo común no podría ser seguida por los ojos siempre atentos del coordinador de disciplina, Pérez-Vargas, o del profe Berenguel, su perro fiel. Así, decidimos que sería un martes en el recreo antes de la clase de historia con el profesor Huamán, un tipo buena gente y un tanto cojudo, y que según nosotros sería el que menos lío haría si acaso notaba la ausencia de algunos alumnos en su clase.
Tito (Negrete), Fernando (Riveiros), Fernando Rivas-Plata, Roberto, Gino, Sandro, Daniel, Steffano, JC y yo - siempre que había problemas era por alguno de los mencionados - desfilábamos decididos por la curiosidad del duelo, el poco afecto a la clase de historia y las ganas de saber si lograríamos llevar a los contrincantes hasta el inexpugnable y prohibido lugar donde nos esperaba la deseada cama elástica.

Lo primero era bordear el coliseo y llegar a la puerta lateral del fondo, donde tenían acceso sólo los encargados de limpieza y alguno que otro portero. Para llegar a esta entrada teníamos que avanzar por la cancha de fÚtbol que daba al pabellón de Inicial y colarnos por el espacio que dos rejas chuecas nos dejaban (confiezo que hoy nos sería imposible a todos pasar por ahí). A medida que cruzábamos las rejas uno a uno nos íbamos colocando detrás del kiosko abandonado al lado del coliseo. Primero Fernando Rivas-Plata que era el cabezón del grupo, si pasaba esa mitraza pasábamos todos, sólo faltaba Sandro quien, a mitad de la maniobra, fue capturado del cogote por Berenguel; sin decir nada se dejó llevar con la esperanza de que el contingente restante logre completar la travesía, mientras el resto de nosotros, gárgolas de un kiosko, escuchábamos alejarse la voz del profesor. No había tiempo para lamentos... A mi señal, me siguió JC hasta llegar a la puerta lateral del coliseo, giré la manija y nos escabullimos a los vestidores que conectaban los pasadizos laterales internos del coliseo. No tuvimos que dar ninguna señal, en un instante teníamos a todos reunidos en la parte posterior del coliseo.

-¡¡Puta mare!!¿y ahora?- dijo Steffano, con justa razón pues no contábamos con que la puerta de ese corredor estuviera cerrada del otro lado. Pero el chato era el arma secreta del grupo, su diminuto cuerpo pudo ser alzado por Steffano y Gino hasta que se logró sujetar de la parte superior del dintel y colarse por debajo de la calamina; esperábamos reirnos de su caida, pero sólo escuchamos el ruido que dos diminutos zapatos hacían con el suelo y sin esperar más la puerta se abrió para dejarnos ver a un sonriente Juan Carlos que fue ovacionado a nuestro estilo: un corto, silencioso pero eficiente apanado, convirtiéndose en el héroe de la jornada. Avanzamos hasta la puerta del gimnasio, cerrada con una vieja tranca de madera. Lo demás vendría por cuenta mía.

Una vez adentro preparamos el escenario del duelo colocando colchonetas a los lados, al frente y atrás de la cama; a Roberto se le ocurrió colocar adicionalmente colchonetas de forma vertical apoyándolas en la pared como una precaución extra (si a alguno de los acróbatas se le rompía el cuello era más que seguro que nos expulsarían a todos).

Todo iba quedando listo para el duelo, mientras JC y yo fuimos directo a nuestro verdadero objetivo: el anterior fin de semana, durante las olimpiadas escolares, el chato se percató que la congeladora estaba conectada a un tomacorriente del gimnasio, no era descabellado suponer que ahí mismo la guardarían para los demás días, pues era normal que en esa época del año se vendieran helados en días corrientes a los deportistas de empresas que alquilaban el colegio para sus campeonatos, con un poco de suerte... "mira huevón! está repleto!" le dije al chato, mientras éste ya se apuraba en repartir el botín entre los espectadores. El saqueo no sería total...

(continuará...)

la ruta del duelo cortesía de Google Earth


jueves, 4 de diciembre de 2008

Palitroque número seis (por estos días que no estuve)

Claro que lo sé, no es para que te molestes. Ya sé que decías "paaaaa" y nada de pa, que venías corriendo al cuarto para jugar con tu sonrisa que conquista el mundo y nada de pa...

Es que "paaaaa" se la pasó dos fines de semana jugando al buen empleado. Sí, se puso su oberol (overall si lo prefieres en inglés) para así poder llevar los famosos frejoles a casa. Y eso que trabajo en un lugar donde el tiempo vale más que el dinero...

No te voy a explicar en qué consiste mi chamba, porque aunque a mi me vacile, ni yo mismo la entiendo. Aunque te puedo decir que consiste en hacerle la vida más facil a los demás... durante un mes... para luego tenerlos cagados durante 3 años o más...

Sin embargo, debo reconocer que tengo una jefa rebuena gente (y que sabe de este blog jajajaja)... que me va a dar dos días libres para recuperarlos contigo, así que ponte tus sandalias, sopla las nubes y gritale a esa bola amarilla del cielo que brille! que brille y que queme! porque mientras todos estén rompiéndose el lomo, tu y yo la pasaremos en grande.... aaaaahhhhh! hasta me dan ganas de invitarte unas chelas... pero no! tú tu agua nomás y yo si mi cerveza!

Ya sé que esto no te ayudará a entender más mi trabajo... pero sí te ayudará a entender que te amo aunque no nos hayamos visto mucho estos días...

Acá te dejo un video para que sepas lo que hago cuando se me da por no hacer nada...



video